Agua a domicilio Zaragoza


LE ROSÉ

LE ROSÉ

50,00 €

Disponibilidad según variantes - (Imp. Incluidos)

MarcaANTIDOTO
Peso1,3 Kg

AÑADA


BOTELLA DE 750 CC DE LE ROSÉ DE ANTIDOTO

Le Rosé

Le Rosé es un rosado concebido desde el mismo viñedo, la parcela llamada Carresoto del pueblo de Miño de San Esteban, a partir de variedades autóctonas Tinto Fino y la blanca Albillo.

Las uvas proceden de las viñas viejas prefiloxéricas de este «grand cru», a 950 metros de altitud, en el que predomina un suelo superficial de 30-50 cm de arena y un fondo directo de roca calcárea, modelo de terroir referente en los grandes Champagnes, Borgoñas y en el Valle del Loira.

El prensado, proceso mejorado ahora en la nueva bodega, es de tipo Champagne, para solo recoger el mosto flor con el que se elabora Le Rosé. El vino resultante se fermenta y se cría en barrica nueva de 600 litros.

La primera añada Le Rosé fue en 2013 y desde su principio este rosado fue elaborado directamente para competir y categorizar en la elite mundial de los rosados.

Sourdais percibió que Soria era un lugar idóneo dada la tradición de Ribera de Duero y, en general, de la viticultura española de elaborar claretes, para recoger conscientemente la tradición y actualizar el legado consiguiendo con Le Rosé el rosado pleno español.

Le Rosé 2018

Viñedo:

Variedad de uva: 50% Tinto Fino y 50% Albillo.

Edad: plantados en 1905.

Suelos: arenas, sobre roca calcárea.

Parcela: David Hernando cultiva en ecológico..

Altitud: 950 m.

Denominación: DO Ribera del Duero.

Cosecha: manual.

Le Rosé 2018

Vendimia: el 5 de octubre en cajas de 12 kg, 2.329 kg en total (60% Tinto Fino, 40% de Albillo).

Prensado: directo, racimos enteros utilizando el sistema de “taillechampenoise”.

Desfangado: a 12°C.

Fermentación y crianza: en barricas nuevas de 600 l.

Embotellado: 24 de junio.

Producción 2018: 1.524 botellas.

La añada 2018: «por fin un año con estaciones»

En 2018, hemos podido volver a apreciar el paso de las estaciones en el viñedo soriano.

El invierno fue marcado por el frío, con precipitaciones generosas, mucha nieve desde enero, febrero, marzo, incluso los días 10 y 11 de abril.

La vegetación despertó como de costumbre, los almendros abrieron sus flores el día 3 de abril y la brotación del viñedo se apuntó el día 27.

La primavera quedaría a su vez marcada por las lluvias y el frio, y por las heladas que se produjeron del 1 al 13 mayo, que originaron variaciones importantes en los ritmos vegetativos de las plantas.

Continuó este tiempo invernal hasta mitad de junio. El 19 de junio apareció el sol y la temperatura veraniega. En consecuencia, las viñas empezaron a florecer a partir del 21 de junio, ciclo que duraría hasta principios de julio.

El verano, con temperatura moderadas de 30oC, quedó marcado por las lluvias y ciertas tormentas aisladas, lo que permitiría a las plantas crecer, e impulsar sus ritmos vegetativos hasta finales de julio (normalmente, la vegetación frena su crecimiento natural a principio de julio).

De este modo, nos encontramos en una situación más bien típica de un ciclo vegetativo atlántico, muy poco frecuente en la ribera del Duero Soriana.

Los meses de agosto hasta octubre fueron secos, con temperaturas moderadas y abundantes horas de sol, lo que posibilitó una maduración lenta y la formación de complejos aromas del tinto fino y albillo.

Le Rosé 2018 sigue el perfil refinado del 2016, aunque debido a las heladas de mayo, que propiciaron rendimientos más bajos, la añada 2018 tiene más intensidad y profundidad en boca que la de 2016, resaltando así los caracteres orgánicos propios de la añada 2018 respecto a los aromas

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario